Page 25

¿Cómo se hace un libro?

La lectura y corrección de planas A Mercedes, otra de las correctoras, le tocaría revisar las planas. Xiluén quería saber qué tanto le buscaban a esas planas que ya parecían estar terminadas y si ya había pa-sado el texto por una corrección del original y otra de ga-leras, ¿lo iba a leer todo otra vez? Mercedes le explicó que el corrector tenía que ver que lo marcado en las galeras se hubiera realizado efectiva-mente. Le dijo también que, al incorporar en el texto las ilustraciones, la tipografía se mueve y hay una nueva di-visión silábica, por lo que otra vez puede haber esa repe-tición de más de tres guiones de corte silábico o signos de puntuación que ya habían sido marcados y corregidos en las galeras. Y, lo más importante, ahora había que cuidar que cada parte del texto tuviera las características que ha-bía fijado Josefina, la diseñadora.“Y que no tenga viudas”, dijo Gaby, que estaba con ellas. Las viudas son esa última línea de un párrafo que a veces queda solita en la parte superior de una nueva página. “Uff —dijo Xiluén—, qué complicado.” Se sentó entonces con Mercedes a revisar, ¡otra vez!, las planas. Las correcciones que marcó Mercedes las incorpo-ró Víctor en las planas. Volvió a imprimir todo el cuento. “Ahora sí, ya debe estar terminado todo”, pensó ilusamen-te Xiluén, que ya quería que dejaran tranquilos a su gigante Chiflador, al duende Comechanclas y al gato desorejado, 25


¿Cómo se hace un libro?
To see the actual publication please follow the link above