Page 26

¿Cómo se hace un libro?

pero la sonrisa de Mercedes le hizo ver que estaba equi-vocada. “Falta una última revisión”, le dijo. Esta vez, la revisión la hizo Leonor. Leyó todo el texto con atención y nuevamente cuidó que hubieran hecho las correcciones marcadas por Mercedes y que no se hubiera colado ningu-na nueva errata. Todavía le encontraron cosas que hubo que arreglar. El libro, al parecer, ya estaba terminado. una nave muy grande. Sólo dejó el hotel para ingresar al Hodpital General cuando ya no podía valerse por sí mismo. No quería que nadie lo visitase, supongo que para ahorrar palabras. Dos veces fuimos al Sanatorio a verlo, y no fue posible; la segunda vez nos dijeron que había dado la orden de que no le pasasen ninguna visita. Los pasillos de los tres primeros pisos del hotel da-ban la vuelta completamente a lo que fue patio interior y ahora era hall. Don Pancho y el cura vivían en el tercer piso y, por lo tanto, se veían con frecuencia y siempre se saludaban. Mi cuñado, Germán, manejó el hotel en los prim-eros años, mientras nosotros estábamos en Paris. Tenía la costumbre de poner muchas luces, y así llenó los pasillos, el pasillo y las salas con más de noventa bujías en cada piso, cuando bastaban tres o cuatro bien distri-buidas para alumbrar bien. Encendidas, por la noche, 53 11 Sig ue e l m apa se veían bonitas, pero era un capricho bastante caro. Cuando el cura salía de su cuarto, que era por lo general antes de que saliera don Pancho, sin falta en-cendía todas las luces del tercer piso. Cuando salía es- te último, comenzaba a apagarlas, y si era muy no- che, dejaba dos o tres. Esto sucedía con frecuencia, y el personal del hotel y muchos clientes ya sa- bían de la rivalidad entre los dos. El Clarens, que así le decían, por un lado, y el cura por otro, nunca se le pusieron de acuerdo al respecto; se hablaban, pero no se entendían. La señorita Pérez era otro de los personajes que hacía muchos años que vivía en el hotel. Creo que había estado algún tiempo en la Casa del Peregrino, Ser corrector es todo un reto. Por eso se necesitan profesionales para corregir los textos. Normalmente uno lee las palabras en bloque. No se percata de las erratas en las palabras. Tampoco de los errores gramaticales. Un corrector profesional puede leer textos poniendo atención en cada letra, en cada palabra, sin descuidar la sintaxis y corrección gramatical. 26 20 COMO HACER UN LIBRO-1.indd 20 12/06/2013 17:33:09


¿Cómo se hace un libro?
To see the actual publication please follow the link above