Page 47

¿Cómo se hace un libro?

toda tu vida a leer sin descanso, sin comer, sin jugar y sin ir a dormir, podrías leerlos todos. Xiluén meneó la cabeza. —¿Tantos? ¿Y si conectaran tu cerebro a esa enorme biblioteca que existe, como en las películas? —Quizá entonces sí los podrías leer. Xiluén se vio de repente catapultada a una imagen de pesadilla. Infinidad de libros la rodeaban, abrían sus pági-nas, vertían sobre ella sus palabras. —Pero eso es terrible —le dijo a Itzbe—. Mis profesores van a querer que lea cada vez más. —No —contestó Itzbe—. Es probable que todos poda-mos leer más porque ya no será tan costoso tener acceso a los libros. Pero lo más importante es aprender a leer por gusto y no por obligación. —Eso sí, porque cuando me obligan a leer un libro que 47 no me gusta, es un suplicio. Itzbe y Xiluén se sentaron frente al monitor. Y así, jun-tas, fueron convirtiendo los archivos de su libro hasta que estuvieron listos para enviarlos a la tienda electrónica. —Listo. En breve podrás descargar el libro en tu com-putadora o en el iPad de tu papá —le dijo. Xiluén se despidió de ella con un beso y caminó dis-traída por los pasillos en busca de su padrino. Si las co-sas están así, pensó, probablemente vamos a tener que inventar un nuevo lenguaje. Si hay tantos libros, habrá que encontrar una manera de transmitir sus contenidos de otra manera. Quizá en lugar de letras deberíamos gene-rar fórmulas, como en matemáticas, o notas, como en las partituras musicales. O de plano incrustarnos un chip en


¿Cómo se hace un libro?
To see the actual publication please follow the link above